Si bien México es el encargado de la producción y tráfico de drogas que más afecta a Estados Unidos, el gobierno norteamericano ha reconocido parte de la culpa en esta situación.

en conferencia de prensa conjunta con el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, el secretario de estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, aceptó que el alto consumo de drogas en su país aumenta la violencia e inseguridad en México.

«Si los estadunidenses entienden que el consumo de las drogas termina en la pérdida de vidas de periodistas, de policías, soldados, jueces y fiscales de la región, en especial de México», expresó Tillerson.

Además, el funcionario mencionó que «si no fuera por nosotros (los estadounidenses), México no tendría este problema, así que tenemos que reconocerlo».

Durante la conferencia de prensa, en la que también participó el secretario de Seguridad Nacional de EU, John Kelly, Tillerson aseguró que el problema requiere de un plan de reducción de la demanda de droga en Estados Unidos.

Fuente: Excélsior