Un grupo de pediatras de la Universidad de Warwick teniendo en cuenta que al nacer, los bebés lloran un promedio de dos horas y 15 minutos por día, se encargaron de analizar algunas variaciones y encontraron que el país de origen es un factor que influye, por ejemplo, los bebés del Reino Unido, Canadá, Italia y Holanda son los que más lloran, y los de Dinamarca, Alemania y Japón, los que menos lloran.

Este estudio fue publicado en la Revista de Pediatra, calcularon y establecieron que un bebé en los primeros tres meses un bebé llora de dos horas a dos horas y 15 minutos, a partir de ahí comienza a bajar y termina en una hora y 10 minutos.

 

Basándose en eso, se podría decir que para calcular el llanto de un bebé se utilizaban los lineamientos de Morris Wessel, que fueron establecidos en 1950, donde mencionaban que si el bebé lloraba más de tres horas durante tres días seguidos, eso quería decir que había cólico. Sin embargo, más adelante todo cambió por completo.

Dieter Wolker, quien encabezó el estudio realizado en la Universidad de Warwick, dijo: “El nuevo cuadro de la cantidad normal de queja/llanto en los bebés de los países industrializados ayudará a que los profesionales de la salud digan a los padres si un bebé llora dentro del rango esperado o presenta un llanto excesivo que pueda requerir mayor evaluación y apoyo”.