De acuerdo con una investigación desarrollada por científicos del Instituto de Física y Tecnología de Moscú y la Universidad de Tel Aviv, se reveló que las plantas no solo pueden limitar las señales, sino que, debido a su alta concentración de agua, actúan asimismo como elementos de una antena resonante dieléctrica que refuerza el campo electromagnético de los objetos, por lo que será trascendental para potenciar la señal de WiFi.

El estudio se centró en investigar las capacidades del cactus Opuntia ficus-indica para servir como un dispositivo de antena eficiente, que podría personalizarse y contribuir a varias aplicaciones de las tecnologías inalámbricas WLAN y Wi-MAX cubriendo una banda de frecuencias ultra ancha. En este sentido, especialistas explicaron que el alto contenido de agua dentro de la vegetación provoca múltiples resonancias de Mie, que son efectos de reforzamiento del campo electromagnético de los objetos.

Los tallos del cactus estudiado por los investigadores tienen casi un 85 % de agua, lo que hizo posible usar a la planta como una antena omnidireccional de banda ancha natural que opera en varias bandas de comunicación WiFi desde 900 MHz hasta 7,7 GHz. Siguiendo esta línea, los científicos describieron matemáticamente cómo se organizan las resonancias del tallo, le conectaron una fuente y el cactus comenzó a generar radiación electromagnética.

Con este hallazgo  no solo beneficiará al hogar, sino también en regiones áridas y desérticas, donde es común ver esta variedad de cactus. Por lo tanto, establecer una conexión inalámbrica era una tarea compleja, pero ahora cambiará notablemente, por lo que podrás potenciar el alcance de tu red WiFi. Además, la investigación adicional sobre las plantas como elementos electromagnéticos funcionales puede ayudar al desarrollo de dispositivos multifuncionales respetuosos con el medio ambiente y de otras tecnologías verdes.