Cuando acudes con tu familia a una sesión de fotos profesional lo que esperas es obtener un resultado que no podrías obtener con una cámara casera, sin embargo, lo que esta familia recibió es un verdadero insulto para los fotógrafos de todo el mundo.

A través de su cuenta de Facebook la usuaria Pam Dave Zaring publicó las fotografías que una supuesta profesional le tomó a ella y a su familia, el resultado se ha vuelto viral y ha sido compartido cientos de miles de veces.

Y es que a pesar de haber pagado 250 dólares por la sesión de foto, al final parece que a la familia le han borrado los rostros y le han dibujado encima ojos, nariz y boca, en algunos casos con unos dientes que parecen salido de una caricatura.

Según explica Pam en su publicación, la fotógrafa les dijo que las sombras en sus rostros eran demasiado fuertes y que su profesor nunca le enseñó como retocar fotografías.

Pam señaló también que no pedirán un reembolso por el desastre del que fueron víctimas pues «las risas han valido cada centavo».

[Con información de Hipertextual]