El suicidio es la primera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 19 años. Esto ocurre en una época donde la jovialidad adolescente parece residir en la repetición automática de «memes» virales como en su momento lo fue «Ola k ase» o hoy en día «Supongamos», pero la depresión adolescente es una de las principales razones por las que los jóvenes deciden quitarse la vida.

El querer detectar los síntomas antes de que sea tarde es un gran reto. Sin embargo, quizás ahora se pueda lograr con la ayuda de tu smartphone. Y es que el doctor en Psiquiatría John Pestian, de la Universidad de Cincinnati, ha desarrollado una aplicación para el celular que te ayuda a analizar el lenguaje de los jóvenes. Pero esto no se encasilla solamente a las palabras que salen de su boca, sino que también te ayudará a ver cómo lo expresan.

Mediante una base de datos con un corpus de cientos de notas de suicidio que el doctor Pestian ha analizado durante su carrera profesional, SAM (como se llama la aplicación) es capaz de localizar en las palabras algunos de estos tics que muestran el lenguaje de un potencial suicida.

Esta app también presta atención a lo que Pestian llama marcas de pensamiento. «Las cuales son las vías en las que nuestro pensamiento puede ser comprendido», así lo explica Pestian en declaraciones a PAPEL. «Por ejemplo, las conversaciones, las palabras, los rasgos faciales o acústicos lo son, ya que se puede encontrar y entender un pensamiento en ellos», detalla el psiquiatra. Esto quiere decir que no todo se reduce al uso de determinadas palabras, sino que hay que analizar también su entonación y vocalización.

Esta aplicación es utilizada por psiquiatras profesionales quienes graban las conversaciones con los jóvenes que tratan. El programa analiza detalles como el «espacio vocal», lo cual se refiere a una manera específica de pronunciar que hace el lenguaje más o menos inteligible.

Después de que los datos son tratados, aparece un gráfico de barras que muestra si la conversación procede de alguien con tendencias suicidas (en rojo), alguna clase de enfermedad mental (en amarillo) o que no hay nada de qué preocuparse (en verde).

Sin embargo, es importante mencionar que no hay que dejar sólo a las máquinas el diagnóstico de un problema que va en aumento. «No sé si el aumento de los suicidios procede de nuestra incapacidad para valorar la depresión. Lo que sí sé es que ahora, más que nunca, podemos utilizar la tecnología más avanzada para diagnosticar y tratar estas enfermedades mentales». comenta Pestian.

Aquí te dejamos una pequeña muestra de lo que hace el doctor Pestian y de lo que trata la aplicación: