Si quieres salir del estrés laboral, ver un paisaje increíble o simplemente darte una escapada de fin de semana, el lugar ideal para hacerlo es en la Isla Tzibanzá, en Querétaro. Es un pequeño atolón que flota en las aguas azules de la Presa Zimapán, ahí encontrarás un paraíso lleno de tranquilidad y una panorámica impresionante. Además, esta isla es en su totalidad un campamento ecoturístico que recibe a todos los turistas con brazos abiertos.

La isla Tzibanzá está situada en las orillas de la Presa Zimapán, que divide a los estados de Querétaro e Hidalgo. Una vez llegando a la comunidad de Tzibanzá, tendrás que tomar una lancha desde el malecón que te guiará directo a la isla.

Es importante mencionar que deberás contar con reservación para tener acceso a la isla. Una excelente opción son Las cabañas, las cuales son estrictamente ecoturistas, tipo safari. Cuentan con lo básico, pero suficiente para una estancia magnífica: agua caliente, cobijas y una terraza con vista a la presa.

Qué hacer

Hay mucho por hacer, desde disfrutar de la tranquilidad del lugar y asolearse en la alberca hasta recorrer la presa en kayak o rentar una lancha y practicar la pesca deportiva y recreativa de lobina negra. También se puede hacer una visita guiada a los manantiales de Thaxido, donde el agua brota de la tierra a más de 35º C (se recomienda realizar esta visita muy temprano, pues para el medio día la gente de las inmediaciones abarrota el lugar convirtiéndolo en una auténtica lavandería). Los paseos en lancha por los diferentes brazos de la presa son de excepcional belleza, sobre todo para el avistamiento de aves. También es muy grato bordear a pie los montes que circundan la presa y disfrutar de las espectaculares puestas del sol.