Este lunes, el Episcopado Mexicano recomendó a las iglesias del país suspender todos los actos eucarísticos como medida de prevención ante el brote de coronavirus en México.

A través de un comunicado, el Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) pidió a los obispos mexicanos suspender encuentros con grupos numerosos, como retiros, asambleas, congresos, jornadas y catequesis.

A decir del CEM, los obispos no están obligados a realizar la misa dominical, pero los sacerdotes deberán continuar con la celebración de misas de manera privada.

De igual manera, la CEM destacó que los templos parroquiales pueden permanecer abiertos para la oración personal o comunitaria únicamente si cuentan con las medidas sanitarias para controlar la correcta disposición de los fieles.

Con información de Sin Embargo.