Durante un operativo para atender un caso de tomas clandestinas en Puebla, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fueron recibidos a balazos por un grupo criminal que, cobardemente, se escondió detrás de un escudo humano de mujeres y niños.

El incidente ocurrió en el poblado de Palmarito, en el municipio de Quecholac y en él murieron dos militares que no pudieron hacer nada para defenderse.

Un par de horas después, el personal del Ejército volvió al lugar y se registró un nuevo enfrentamiento en el que al no haber niños, los militares sí pudieron responder al fuego de los delincuentes.

En este segundo enfrentamiento murieron dos militares más, así como seis civiles armados.

Tras el operativo las autoridades lograron detener a 14 personas, entre ellas dos menores de edad. También se aseguraron tres fusiles automáticos, un arma corta, cargadores y cartuchos así como cuatro camionetas.

En respuesta a los enfrentamientos de anoche, habitantes de Palmarito bloquearon este jueves la autopista Puebla-Orizaba a la altura del kilómetro 185 para manifestarse contra los enfrentamientos.

Los manifestantes aseguran que los militares fueron quienes iniciaron la contienda y aseguraron que tres menores se encuentran desaparecidos.

Fuente: Milenio.