La Federación Nacional de Profesionales de la Enfermería de Italia confirmó la muerte de Daniela Trezzi, una joven enfermera que llevaba meses en la línea de fuego de la lucha contra el COVID-19.

Días después de que se le diagnosticó COVID-19, la enfermera se quitó la vida, presuntamente por el miedo que sentía de haber contagiado a otros pacientes en el hospital San Gerardo de Monza, donde cumplía sus labores en el área de cuidados intensivos.

«La Federación Nacional de Enfermería (FNOPI) expresa todo el dolor y la consternación de los enfermeros ante la noticia de un joven colega (Daniella Trezzi) que ya no pudo continuar con su labor; los 450 mil profesionales presentes en Italia nos agrupamos y unimos fuertemente alrededor de su familia, amigos y colegas», detalló la asociación en un comunicado.

La federación informó que Trezzi fue diagnosticada con el virus desde el pasado 10 de marzo, fecha en la que regresó a su casa para instalarse en cuarentena. De igual forma, señalaron que la joven estaba «muy ansiosa» ante la posibilidad de haber contagiado a otros.

De igual forma, dieron a conocer que Trezzi ya padecía estrés laboral ante la situación del COVID-19.