El exfiscal del estado de Nayarit, Edgar Veytia, fue condenado este jueves en una corte federal en Nueva York a 20 años de prisión y a devolver un millón de dólares, tras declararse culpable de conspiración para fabricar heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana y distribuirla en Estados Unidos.

Veytía, de 48 años y nacionalizado estadounidense, fue arrestado en marzo del 2017, cuando aún era fiscal, en la ciudad de San Diego, en California y acusado de ayudar en el contrabando de drogas a este país a partir del 2013.

El exfiscal enfrentaba un máximo de cadena perpetua, por lo que buscó un acuerdo con la Fiscalía para el Distrito Este de Nueva York, en Brooklyn, que también juzgó a Joaquín «El Chapo» Gúzman.

El fiscal federal de Brooklyn, Richard P. Donoghue, recordó en un comunicado que cuando Guzmán Loera fue sentenciado a cadena perpetua se dieron cuenta que había más casos por resolver y que la sentencia impuesta “a este funcionario corrupto del Gobierno mexicano” es uno de ellos.

«Ni los líderes del cartel mexicano ni los funcionarios corruptos que los asisten deberían dormir bien esta noche”, afirmó Donoghue al advertir que irán por ellos.

La acusación contra Veytia señalaba que ayudó e instigó a los narcotraficantes que traían sus productos a EE.UU. a cambio de sobornos y que usó su posición para obstruir las investigaciones y procesamientos de narcotraficantes en México, incluida la liberación ilegal de los acusados del Cartel H-2, y el bloqueo de la detención de otros traficantes.

También de que ayudó al Cartel H-2 a encubrir el asesinato de un narcotraficante rival en octubre de 2015.

Tras el acuerdo con la Fiscalía, se le acusó del cargo de conspiración, del que se declaró culpable el pasado enero y hoy fue sentenciado por la jueza Carol Bagley Amon.