Ignorando toda advertencia por la contingencia ante el Covid-19, más de cincuenta personas se reunieron y realizaron una procesión en honor a ‘El Oso’, un presunto delincuente que falleció en los días pasados a las afueras de Medellín, en Colombia.

El incidente ocurrió en el departamente de Antioquía, donde tras la muerte de Édgar Pérez Hernández, los residentes de la zona recorrieron varias calles del municipio acompañados por niños y adultos mayores.

De acuerdo con las autoridades locales, 15 personas fueron multadas por violar el decreto de aislamiento obligatorio establecido por el país desde el pasado 25 de marzo.

‘El Oso’ era conocido en la zona por ser el jefe de la banda ‘Niquía Camacol’. En diciembre del año pasado fue detenido con cargos por concierto para delinquir agravado, desplazamiento forzado y extorsión. Su muerte no se relacionó con el Covid-19 ni con actividades delictivas, sino que fue resultado de un paro cardíaco.

Con información de Milenio.