Columna de opinión por: Arturo Garrido

4 de mayo de 2021

27 muertos y más de 100 heridos (hasta el momento) es el costo que nos está cobrando la corrupción, el nepotismo y los contratos a modo para la mafia del poder y sus amigos neoliberales y conservadores que construyeron la línea 12 del metro de la CDMX…

¡ESPERA!…¡¿cómo que la dorada línea 12 fue construida durante el gobierno del hoy canciller y “concierge de lujo” del presidente López?¡

¿¡Eso quiere decir que la actual administración de la jefecita de gobierno Claudia Sheinbaum (heredada por Mancera quien a su vez la recibió de Ebrard, ambos, en ese entonces de extracción PRDista, o sea, la versión “beta” de Morena), es el responsable de esta tragedia, y no un terremoto…o Calderón, o un terremoto provocando por Calderón!? Interesante.




En efecto, ya han pasado 23 años, 4 meses y 29 días (al día del derrumbe de la línea 12 del metro y tragedia nacional), desde que la izquierda libertadora cubierta en piel cuatritransformadora, gobierna la hoy CDMX, siendo la línea dorada, el gran león faraónico con el que quería ser recordado Chelito Ebrard, siempre apoyado por su escudero y lacayo de lacayos ojiverde Mario Delgado (entonces secretario de finanzas), a quien hoy vemos hecho más bolita que a una cochinilla (disculpe usted el pleonasmo y la redundancia), y vaya que lo consiguió. En conjunto con los antes mencionados, hay otro personaje, el carismático ingeniero José María Riobóo, a quien miré usted, no sabría si es por la edad, o simplemente, ya se le empiezan a caer solitas las cosas, por ejemplo, la plaza Artz Pedregal, a la altura de Periférico Sur en 2018, y quien ahora está a cargo de uno de los proyectos emblema que más que necedad senil del presidente López Obrador, se le atribuye como berrinche que se propuso terminar, por sus azules y colgantes entrepiernas; nada más ni nada menos que el aeropuerto internacional Felipe Ángeles, que de por sí, ¡ya nos dimos cuenta que de plano el diseño no es lo suyo ni se les da!




Y es que el nuevo aeropuerto y su logotipo provocan más a hacer el súper y abastecerse en el departamento de salchichonería, mientras busca uno la botarga de Mamá Lucha para entretener a los plebes, que tomar un vuelo a algún balneario en Oaxtepec…¡en quincena!, pues ahora imagínese, ¡menos inspira a querer ser condómino de la Jenny Rivera.

Y es que mire usted, hay que tener un poquito de memoria, la línea 12 del metro de la CDMX, ¡siempre ha tenido problemas! Que, si iba a ser subterránea, que mejor un tramo elevado, que los vagones quedaron grandes (¿neta? A estos de la 4T no les salen nunca las cuentas, ni las medidas, ¡bueno…! si no ven cerros…!), que mejor ruedas de metal para que quepa, y de paso salga más barato (para ellos, porque cheque usted las cuentas de cuánto costó), que si retrasos en las operaciones, que si reparaciones, ¡y esas ya le tocaron a la jefecita Sheinbaum, eh! ¡Que ni se haga!, etc, total, una obra mal planeada (18 meses cerrada por más reparaciones), mal ejecutada, es decir, mal construida, y muy sobre todo cara, en todos sentidos.




Ante lo sucedido, sin duda, Marcelo Ebrard, Miguel Ángel Mancera, Mario Delgado, Claudia Sheinbaum y Andrés Manuel López Obrador, son los grandes responsables de esta terrible tragedia, si, pero la respuesta del presidente de la República, pasma.

La falta de empatía del presidente (quien si ya de plano ha confesado abiertamente desconocer la palabra “empatía”, menos entiende el sentimiento) no es nueva, pero demuestra nuevamente, su falta de interés “por los más pobres”, pues en las inundaciones en Tabasco en noviembre de 2020, no se bajó de la Hummer militar, “porque se enferma y ¿…qué se gana con eso?”, entonces, decide inundar a los más pobres, los de las comunidades chontales de Nacajuca y Centla, para que «no se inundara por completo la capital de Tabasco” -Villa Hermosa- (¿y luego?, ¿no que primero los pobres?… ¡ah! ¡se refiere a que se jodan primero los pobres! ¡Así ya está más claro oiga!).




El presidente duerme desde temprano, porque es muy madrugador, ya lo ha dicho, y ni las catástrofes ni manifestaciones le quitan el sueño, el presidente goza del ¡SUEÑO DE LOS JUSTOS! ¿Quién cómo el presidente?

Ahora bien, el presidente francamente incomodo, y un vez dado el “pésame” -por 37 segundos completitos, si, los conté-, a los deudos de las víctimas de lo que supongo, comenzará a ser recordado como “4M”, y después de ejecutado todo el cirquerio (el otro López incluido), comienzó a lloriquear un remix de su ya conocido gran éxito “…desde el tiempo del presidente Madero (del que se siente su propia reencarnación) no se tenía un prensa así, eh, tan tendenciosa, eh golpeadora, defensora de grupo corruptos, y una prensa que se dedica mentir constantemente, con honrosas excepciones, para no generalizar, pero son muy pocas…la regla es que tenemos la prensa más eh —pausa de 14 segundos— la prensa más eh, lamentable de este, en mucho tiempo!, la prensa más injusta, la más distante, la más lejana al pueblo y la más cercana a los grupos de poder conservador, es un tiempo de oscuridad para los medios de información…”.




¡No señor presidente!, ¡usted miente (comprobado, 86 veces en promedio por mañanera)! ¡Lo que pasa, es que no le gusta lo que ve en las noticias! No le gusta lo que dice la gente, y no le gusta lo que ve en las calles y barricadas a Palacio Nacional, porque su gobierno no está haciendo NADA bien, en ningún rubro: Salud, no hay vacunas suficientes, pésima estrategia para vacunar a médicos y personal de primera línea contra la lucha del covid-19, falta de medicamentos para niños con cáncer, despilfarro de recursos públicos por cumplir con sus caprichos tropicales como Dos Bocas, el AIFA (con todo y mamuts), el de antemano fracasado Tren Maya, la tremenda inseguridad a nivel nacional, la economía en sus peores niveles históricos, la gasolina más cara que nunca en toda la historia de México, nula inversión en energías renovables y muchos etcs.





Definitivamente, a Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de la República mexicana, le hace falta un candidato como Andrés Manuel “soy presidente legítimo porque mi mamá me dijo que yo podía ser lo que yo quisiera en la vida cuando estaba chiquito y nunca aprendí el límite de mis capacidades” López Obrador, para tener un opositor  ya no digamos “digno”, sino alguien que le provoque más de un dolor de cabeza al presidente, quien recordarán, no se había caído la última piedra del socavón de Cuernavaca en 2017 cuando ya estaba allí, in situ, el Peje como candidato eterno, pidiendo la cabeza del secretario de la SCT y de Lord Peña Nieto, así como compensación para los deudos de las 2 personas que fallecieron ese día; esperemos que ahora sea igual de exigente; porque, como ya se habrán dado cuenta, resulta más que notable y sospechosa la tremenda ausencia de los opositores políticos, adversarios o enemigos al régimen del hoy tlatoani, tanto como el relleno en las trusas “Trueno” de Alfredo Adame, o su cordura.




Sobre el golpe bajo pre electorero y el costo para el Niles francés, mayordomo incondicional del Sr. Sheeffield versión tropical, quien ya tenía “segura” la presidencia para el 2024…hablamos llegando a la casa.




Mi más sentido pésame a los familiares y amigos de todas aquellas personas que perdieron a un ser querido en esta tragedia, y mi más sinceros deseos de una pronta recuperación para todos aquellos que resultaron emocional o físicamente heridos. Un abrazo a todos. #AG