¿Será posible viajar de Nueva York a Shanghai en 30 minutos? Elon Musk, fundador de Tesla, SpaceX y PayPal, ha vuelto a agitar el mundo con su última promesa. El empresario y multimillonario, que durante mucho tiempo ha soñado con crear una colonia humana en Marte, ha anunciado que planea conectar dos puntos cualesquiera del planeta con un cohete en menos de una hora. Desde luego, el cohete en el que está trabajando, bautizado como Big Fucking Rocket, BFR por sus siglas en inglés.

Y sí, será posible. Si la última locura de Musk se convierte en realidad, será posible viajar de Nueva York a Shanghai en unos 30 minutos. El anuncio, que ha cogido a todo el mundo por sorpresa, implica que su compañía aeroespacial, Space Exploration Technologies -SpaceX-, está trabajando no solo para llevar al ser humano a planetas lejanos, sino que también estudia entrar en la industria del transporte aéreo comercial transportando de manera competitiva y ultra rápida a los pasajeros.

«Si vamos a lugares como Marte, ¿por qué no la Tierra?», ha exclamado Musk este viernes durante el 68º Congreso Astronáutico Internacional que se está celebrando en Adelaida, Australia. Hacia el final de la presentación altamente técnica de Musk, el genio se ha permitido poner un vídeo en la gran pantalla de la sala para asegurarse que su concepto llega a todo el mundo.

Así, Musk ha proyectado una animación en la que decenas de personas subían a un ferry de alta velocidad en Nueva York, para después abordar el BFR en una plataforma en el agua. Después se ha podido ver cómo la nave espacial viajaba a Shanghai en aproximadamente media hora.

«Vuela a la mayoría de los lugares de la Tierra en menos de 30 minutos y a cualquier lugar en menos de 60», escribió el emprendedor en un post de Instagram después de abandonar el escenario sin aceptar preguntas. «El coste del vuelo debe ser aproximadamente el mismo que el de un asiento en un avión convencional», ha indicado Musk, que sabiéndose protagonista, consciente del impacto de su anunció, añadió: «olvidé mencionar eso».

El Big Fucking Rocket, del que apenas se conoce aún nada contendría 40 cabinas capaces de transportar aproximadamente 100 personas y en principio subiría hasta la atmósfera para viajar a 27.000 km/h y aterrizar en vertical en el destino. El BFR podría empezar a producirse en unos seis o nueve meses.