La semana pasada Samsung presentó su nuevo teléfono insignia, el Galaxy S8, un verdadero titán que le pone las cosas muy difíciles al Apple y que podría consolidarse como el mejor teléfono del año.

A pesar de todo, este teléfono tiene un gran problema en materia de seguridad, tal y como han podido constatar varias personas a través de YouTube en sus Reviews y opiniones.

Y es que el sistema de reconocimiento facial de este teléfono es bueno, es tan bueno que es capaz de identificar a su dueño incluso en una fotografía, o lo que es lo mismo, le da acceso total a cualquier persona que tenga una fotografía de su dueño, algo nada difícil de conseguir si consideramos que todos tenemos varias fotos nuestras en las redes sociales.

Por supuesto, esto podría deberse a que los Galaxy S8 que se han probado en los eventos de demostración son unidades aún por terminar. Necesitan actualizaciones de software y, quizás, no tienen el hardware final. Aunque no parece probable, puede que los teléfonos que lleguen el mercado no tengan estos problemas.

Afortunadamente, Samsung emitió un comunicado en el que se asegura que si bien el reconocimiento facial puede utilizarse para desbloquear el teléfono, no puede emplearse para confirmar el acceso a Samsung Pay o a carpetas seguras.

Por otro lado, el lector de huellas digitales ha demostrado ser bastante eficiente y no caer en los mismos trucos, por lo que posiblemente sea mejor utilizar este sistema de seguridad.