Si la guardia real escucha a la Reina Isabel gritar «¡Aléjate!» posiblemente tomaría solo unos segundos detener al agresor y asegurar a la monarca, sin embargo, cuando el agresor es un pony que quiere comerse el ramo de flores que la reina lleva en la mano, la historia es diferente.

Durante una visita al Castillo Stirling, en Escocia, la monarca de 91 años de edad fue grabada mientras le decía al pony Cruachan IV que se alejara mientras éste mostraba más interés en las flores que la reina portaba.

La monarca, una amante de los caballos, escondió rápidamente las flores detrás de ella mientras decía con humor «Siempre tratan de comerse las flores».

El pony de tres años de edad es la mascota del Regimiento Real de Escocia y formaba parte de la guardia de honor que recibió a la reina en el castillo.

Fuente: Daily Mail