El emblemático Big Ben de Londres sonó por última vez el día de hoy a las 12:00 del mediodía en punto y se despidió de los británicos. Ya no sonará más, al menos durante cuatro años, tiempo en el que estará en renovación. Una multitud se reunió hoy en la Plaza del Parlamento y las calles aledañas para escuchar el sonido de la campana.

A partir de ahora las campanas sólo funcionarán en ocasiones especiales, como en Año Nuevo. Este será el mayor período en el que permanecerá en silencio el popular reloj, el cual sonó por primera vez hace 150 años.

La decisión de silenciar uno de los relojes más famosos del mundo generó críticas en Reino Unido, entre otras las de la primera ministra Theresa May. «No puede ser bueno que el Big Ben permanezca en silencio durante cuatro años», dijo. Tras las críticas, el Parlamento anunció que revisaría los planes de renovación.

La obra de restauración concierne la torre y el reloj y prevé un presupuesto de 29 millones de libras (unos 37 millones de dólares). Sus campanas no sonaran como protección para los obreros. A pesar de todo, la esfera del reloj permanecerá siempre visible marcando la hora y funcionará con un moderno motor eléctrico hasta que se restablezca el mecanismo original.

Así se escuchó el Big Ben por última vez:

Con información de Clarín.