Un asteroide de 650 metros de diámetro estará cerca de la tierra el día de mañana, esta vez a una distancia de 1.8 millones de kilómetros en su máximo acercamiento a la Tierra. Esto es una aproximación «muy cercana», pero no existe posibilidad alguna de colisión.

La NASA informa que el próximo encuentro conocido de un asteroide de tamaño comparable no se producirá hasta 2027. Ese año, el asteroide 1999 AN10 de 800 metros, pasará a tan solo una distancia lunar, es decir, a unos 380 mil kilómetros de la Tierra.

El asteroide del día de mañana se conoce como 2014 JO25 y fue descubierto en mayo de 2014 por astrónomos del observatorio Catalina Sky Survey, cerca de Tucson, Arizona, Estados Unidos.

Está clasificado como NEO, objetos próximos a la Tierra (Near Earth Object); se consideran NEO si, en su órbita alrededor del Sol, pasa a menos de 50 millones de kilómetros de la Tierra. 600 mil asteroides figuran en nuestro sistema solar y unos 5 mil están catalogados como potencialmente peligrosos.

Además, está clasificado como PHA (asteroides potencialmente peligrosos), ya que «viajará» a menos de ocho millones de kilómetros de nuestro planeta.

De los más de 600 mil asteroides de los que se tiene constancia en nuestro sistema solar, unos 12 mil están catalogados como NEO y cerca de 5 mil como PHA, señala el director del Planetario de Pamplona (España), Javier Armentia.

Hay diferentes escalas que miden el peligro de uno de estos asteroides, como la Escala de Turín, el cual cuenta con diez niveles, tiene en cuenta el tamaño y la cercanía. Desde que funciona (año 2000), ningún asteroide ha sobrepasado el nivel 1, según Armentia, para quien, si bien la probabilidad existe, no hay que ser alarmista.

Según datos de la NASA, el citado asteroide alcanzará el día 19 el punto más cercano a la Tierra desde los últimos 400 años y no volverá a «visitarnos» al menos durante los próximos 500.