Es increíble ver un poco de cómo eran los lugares que hoy en día vemos una y otra vez en nuestra vida cotidiana y saber que al igual que ahora, muchísimos eventos se llevaban a cabo en estos lugares y mucha gente disfrutaba de salir a caminar al centro histórico a comprar una golosina, a entrar al Cine Teatro Plaza, etc.

JARDÍN GUERRERO

Dicen que en la década de 1930, el Jardín Guerrero contaba con una pista de patinaje, en donde los domingos era casi obligatorio i en familia , una verdadera joya queretana, además de que contaba con una perfecta luminaria , también resguardaba ocho asientos de madera, perfectos para vigilar a los niños mientras se divertían en patines.

Hoy, todavía es una explanada y tiene una hermosa fuente al centro que han ido modificando con el paso del tiempo, en las noche se ve padrísimo, ya que la fuente tiene luz que hace que resalte en toda la plaza, es un lugar perfecto si quieres tranquilidad para leer, hacer alguna tarea o simplemente relajarte, tienes que dar una vuelta por aquí.

JARDÍN ZENEA – (JARDÍN OBREGON)

Así era llamada antes el famoso Jardín Zenea, la gente que vivió en aquella época cuenta que se veían árboles muy frondosos que le daban una sombra espectacular al jardín, y por esto mismo se mantenía siempre fresco.

En las orillas tenía banquitas (como ahora) pero el espacio era más grande por lo que se podía caminar “a sus anchas” sin estorbar o chocar con nadie.

Actualmente, se encuentra árboles pero ya no son tan frondosos como antes, aun se puede disfrutar de la hermosa fuente y las jardineras lucen verdes, en diciembre, se puede disfrutar del espectacular altar que montan en el jardín.

Este lugar es ideal para quienes aman los eventos, convivir con la gente, salir a platicar mientras te comes un helado o alguna golosina de las tiendas de alrededor. Y por su puesto puedes disfrutar de la vista desde el Quiosco, eso sí, siempre y cuando no esté ocupado con músicos.

PLAZA DE LA INDEPENDENCIA (Plaza de Armas)

De las más representativas de Querétaro, aunque mucha gente comenta que antes no estaba tan bonita como ahora lo está, ya que carecía de vegetación, bancas para sentarse, y además se dice que rondaba mucha gente de la que dormía en los portales y las mujeres y hombres iban a descansar ahí después de un largo día de trabajo.

Eso sí, algo que siempre ha caracterizado esa zona es la casa de Don Bartolo, que seguramente, ya has de conocer la leyenda.

PLAZA FUNDADORES

Tras haber sido expulsados, los comerciantes del mercado de San Antonio, se rebuscaron en el entonces Campo de la Cruz, por ende este espacio se convirtió en uno de los mercados más concurridos del siglo XIV. Fue en 1923 cuando la remodelación llegó y surgió la Plaza Venustiano Carranza, sólo para ser rebautizada en los años setenta como ahora la conocemos: Plaza Fundadores.

Plaza Fundadores es un lugar lleno de cafeterías a sus alrededores y es un lugar perfecto para quienes aman el ambiente de noche, ya que de noche es un lugar muy tranquilo donde puedes cenar, ver a los músicos tocando en vivo y por su puesto también disfrutar del ambiente en las afueras del templo de la Cruz.

CERRO DE LAS CAMPANAS

Un lugar histórico y muy interesante ¿te imaginas cómo era antes de ser bardeado, de ponerle escaleras, jardineras, caminitos, baquetas, etc.? Sí, como su nombre lo dice, era un cerro, lleno de tierra y vegetación, la gente dice que ahí iban las personas que vivían cerca a cortar nopales, tunas, y a veces ¡hasta frambuesas! y siempre ha mantenido la magia de sus piedras que tienen un sonido muy similar a una campana.

Hasta ahora, esto es uno de sus mejores atracciones, aunque actualmente ya sólo se encuentra una piedra que es la que les muestran a los turistas cuando les cuenta lo que se vivió en ese lugar, también es un excelente lugar para quienes aman la lectura y la relajación, ahí se practican deportes, yoga, van a entrenar, mucha gente va a caminar, es un lugar turisticamente hermoso.