Dicen por ahí que el racismo no existe, sino que es inculcado en la gente desde pequeños, y no hay mejor ejemplo de esto que un video que ya le ha dado la vuelta el mundo en medio de la ola de protestas en contra del racismo que ocurren en varias partes del mundo.

Se trata de un video de lo más simple, pero a la vez emotivo y tierno en el que dos niños se reencuentran en la calle y corren a abrazarse. Algo que es muy tierno por sí mismo se vuelve especialmente importante en el contexto en el que vivimos porque uno de los pequeños es blanco y otro negro.

Si bien esto no debería ser importante, a veces es necesario recordar a la gente que el color de piel es solo eso, un color, y no debería afectar en la manera en que tratamos y queremos a los demás.

«Se enseña racismo. Se enseña el odio. Estos dos niños no ven nada diferente uno dentro del otro», dijo Michael Cisneros, el padre de uno de los niños, quien explicó que los niños se conocieron en un restaurante hace un año y medio y se volvieron amigos de inmediato, desde entonces ambas familias están en contacto para que los pequeños puedan jugar juntos de vez en cuando.