A pesar de que la CDMX se encuentra en semáforo rojo hasta mediados del próximo mes, algunas empresas continúan desafiando a las medidas de prevención por Covid-19, tal es el caso de Domino’s Pizza, donde una de sus sucursales obliga a los empleados a repartir volantes casa por casa sin importar su seguridad.

Según revela el diario El Universal, el gerente de la sucursal Plutarco amenaza a su personal con levantar actas administrativas si se niegan a repartir volantes, incluso si esto viola las medidas de seguridad impuestas por las autoridades estatales y federales.

De acuerdo con los empleados de la pizzería, no se les proporcionan cubrebocas ni guantes, pero sí se les amenaza con levantar actas administrativas a quienes no obedezcan, amenaza que ya ha cumplido en ocasiones anteriores.

Al respecto, el diario se puso en contacto con la cadena de comida rápida, quienes le aseguraron que ya han comenzado una investigación al respecto, pero mientras tanto, la sucursal continúa con sus actividades.

Con información de El Universal.