Con la llegada del 2020 probablemente ya estés planeando tus próximas vacaciones y si eres de esas almas aventureras que aún están revisando las opciones de su próximo viaje aquí te tenemos una increíble recomendación que, además de enamorarte, hará explotar tus sentidos.

La isla del Caribe, Holbox, es un trozo terrenal del Paraíso que se encuentra en el estado de Quintana Roo y que en los últimos años se ha convertido en un destino turístico especializado en aventura y descanso, y por el espectáculo natural que ofrece en la temporada de verano, cuando la bioluminiscencia se hace presente en sus playas celosamente cuidadas y protegidas por las leyes y pobladores.

El brillo en las playas de este lugar vecino al caribe mexicano se debe a que varios organismos marinos liberan un sustrato llamado “luciferina” que al entrar en contacto con la arena, provoca una serie de destellos que iluminan las playas.

Si tienes suerte, en el vaivén de las olas en aguas un poco más profundas, podrás disfrutar también del avistamiento del tiburón ballena, que generalmente comienza a finales de mayo. Este precioso animal es un enorme ser que destaca no sólo por su tamaño, sino porque es social con el que los humanos pueden convivir sin ningún peligro. Este visitante llega a las costas mexicanas porque el clima del lugar desarrolla el plancton en mejores condiciones para su consumo.

Es importante mencionar que a diferencia de otros espacios donde se dan este colorido fenómeno en la playa, Holbox es parte de la reserva de la biósfera y Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam y sólo hay acceso a esta a través del cruce del ferry por la Laguna Yalahau. ¿Te vas a atrever?