El pasado 19 de septiembre y los días posteriores todo México estuvo pendiente del colegio Enrique Rébsamen, en el que fallecieron 19 menores y que ha desatado polémica por la falta de reglamentaciones y permisos, ahora una nueva polémica cae sobre el colegio, pero no tiene nada que ver con problemas del pasado, sino exigencias del presente.

Mientras continúa el luto de los familiares de las 26 víctimas mortales del colegio, la directora de la institución, Mónica García Villegas, ya ha exigido a los padres de familia cumplir con el pago de las colegiaturas en tiempo y forma.

Sin dar la cara, la directora ha dado aviso a través de la directora de Preescolar Cecilia Enríquez, y la de Primaria, Beatriz García que no habrá ni descuentos ni prórrogas.

Los padres de familia denuncian además que la directora no ha dado la cara y ha cancelado todas las reuniones que tenía previstas.

Fuente: Excélsior