El día de hoy se informó que el grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, está preparando una iniciativa para que se elimine la prohibición de entrar a las salas de cine con alimentos y bebidas que no fueron comprados en los establecimientos.

El diputado Christian Joaquín Sánchez en entrevista con El Economista, afirmó que esta medida “es una manera de impulsar a la industria cinematográfica, retomando su esencia y sentido original, haciendo de una visita al cine una práctica más accesible para todas las personas”.

La propuesta busca que se reformen los artículos 20 y 21 y de la Ley Federal de Cinematografía, “los exhibidores no podrán restringir al público asistente el ingreso de alimentos y bebidas a las salas cinematográficas, con excepción de bebidas alcohólicas, o cualquier otro producto que afecte la seguridad tranquilidad del establecimiento, de sus clientes o de las personas discapacitadas”.

Esta iniciativa es presentada porque “los productos ofrecidos en los complejos cinematográficos alcanzan un precio hasta 529 por ciento superior al de otros establecimientos”.

Con esta nueva regulación, las compañías “tendrán un poderoso incentivo para disminuir sus costos y ofrecer productos de mayor variedad y validad al público”.

De igual forma, otra propuesta fue presentada y esta busca que las películas inicien a tiempo. “Los exhibidores deberán informar al público sobre la hora de inicio de la proyección de la película, tomando en cuenta la publicidad transmitida, la cual por ningún motivo podrá exceder de 10 minutos por película”, dice la propuesta de reforma.