El día de hoy el actor y director mexicano, Diego Luna, criticó el plan del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de levantar una pared en la frontera sur del país, mientras el se encontraba ante los restos del muro de Berlín.

Diego Luna aprovechó su visita a la capital alemana con motivo de la Berlinale, y se reunió frente a uno de los mayores fragmentos del muro de Berlín aún en pie con el director del festival de cine, Dieter Kosslick, así como con el actor hispano-alemán Daniel Brühl para mostrar un mensaje de paz y unidad.

«En un tiempo tumultuoso de barreras y desplazamientos globales de personas vulnerables nos reunimos en una ciudad que ha luchado para superar la división. Como ciudadanos de este mundo debemos de preocuparnos y me alegro mucho de que la Berlinale nos esté recordando esto», aseguró Luna a los medios.

A juicio del actor mexicano «el mundo entero se ha vuelto más político, te exige que tengas una opinión y que te involucres. No sólo nosotros que hacemos cine, da igual a qué te dediques. Primero somos ciudadanos y después profesionales de lo que sea que hagamos».

Además, Luna recordó que hay mucha gente en Estados Unidos que no está de acuerdo con las políticas y proclamas de Trump y pidió al resto del mundo tratar de conectar con esa parte de Estados Unidos que en estos momentos está resistiendo.

Por su parte, el director del festival de cine, Dieter Kosslick, calificó de «locura» la idea de levantar un muro entre México y EU, asimismo recordó el pasado de Berlín, una ciudad dividida en un sector oriental y otro occidental durante décadas.

«Ahora queremos explicar a nuestros amigos mexicanos cómo se tumban (los muros), porque no sólo se levantan. Son los más tontos los que los construyen y nosotros somos los más listos, los que los volvemos a derribar», señaló el director del festival internacional de cine de Berlín.

Ya el pasado jueves, al presentarse como miembro del jurado de la Berlinale, Luna avanzó que también estaba en la capital alemana para «investigar cómo derribar muros». «Lo único rescatable de lo que está ocurriendo es que tal vez eso sirva para hacer reaccionar», dijo Luna.

Sin embargo, el mexicano recalcó que cruza «todos los meses tres o cuatro veces esa frontera» y que mantiene «muchas historias de amor con Estados Unidos» por lo que no está dispuesto a permitir que ninguna muralla se ponga en el camino de esas historias.