El 3 de Diciembre del año 1949, la Asamblea General de las Naciones Unidas publicó y aprobó el «Convenio para la represión de la trata de personas y la explotación ajenas», con lo que busca erradicar las diferentes formas de privación de la libertad de la actualidad.

Este convenio tiene como objetivo erradicar la trata de personas, la explotación sexual, el trabajo infantil, matrimonios forzados, niños en el ejército, explotación laboral y el reclutamiento forzoso.

«El Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para Luchar contra las Formas Contemporáneas de la Esclavitud ayuda a restablecer los derechos humanos y la dignidad de miles de víctimas y de sus familias concediendo subvenciones a proyectos que prestan servicios de rehabilitación. Insto a los Estados Miembros, las empresas, las fundaciones privadas y otros donantes a que aumenten sus contribuciones. Juntos podemos intensificar nuestros esfuerzos y librar al mundo de esta práctica atroz», dijo Ban Ki-Moon.

De acuerdo con cifras proporcionadas por la ONU, cerca de 21 millones de personas con víctimas de alguna forma de esclavitud, en especial el trabajo forzado. Por ejemplo, en el continente africano al menos 3 millones de personas están sometidas al trabajo forzoso, en México, Centro América y Sudamérica, alrededor de 1 millón 800 mil personas padecen de esta forma de privación de la libertad.

Con la iniciativa de erradicar esto, se implementó la campaña «50 for freedom», con lo que buscarán que diferentes países, ratifiquen el trabajo forzoso antes del 2018. Países como Chile, Francia, Reino Unido, Nigeria, Malí, República Checa, Noruega y Estonia, han firmado este protocolo.

Esclavitud