Una niña de 10 años de edad y que sufre de parálisis cerebral, fue detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos debido a su estado de indocumentada.

Rosa María Hernández había pasado toda su vida en Laredo, Texas, no tenía documentos y sufría de parálisis cerebral.

Esta semana la menor tuvo que ser internada en el Hospital Infantil Driscoll, en Corpus Christi, para someterse a una cirugía de emergencia en la que le extraerían la vesícula biliar, sin embargo, al pasar por un punto de revisión de la Patrulla Fronteriza, los agentes detectaron su estatus de indocumentada.

Los oficiales permitieron a la menor continuar hacia el hospital y recibir la atención médica escoltada por los agentes.

Al mediodía del miércoles la menor fue dada de alta, tras lo cual los agentes asumieron su custodia y la trasladaron detenida al albergue Baptist Children Home, sin que sus padres pudieran acompañarla.

Tras la difusión de la historia de Rosa, la Coalición de Inmigrantes de Texas tomó el caso y salió en defensa de la menor y su familia, señalando, entre otras cosas, que debido a su parálisis cerebral, la niña no puede valerse por sí misma y organizó una manifestación ante el hospital y el albergue para demandar que Rosa pueda volver con su familia.

[Con información de Milenio]