Las autoridades españolas realizaron la detención de una pareja que, durante 24 años, cobró la pensión del padre de la mujer, quien falleció en abril de 1991.

La estafa habría sido descubierta en 2014, año en el que la pareja pretendía renovar el papeleo para cobrar la pensión un año más.

Apenas esta semana los acusados reconocieron los hechos y aceptaron la condena solicitada para evitar el pago de las multas previstas, pero tendrán que devolver los 67.800 euros que cobraron a través de una cuenta bancaria tras falsificar documentos y la firma del fallecido.

Además de la pareja, la viuda del fallecido fue denunciada por la Consejería de Trabajo y Bienestar Social por ocultar la muerte de su marido, sin embargo, en el plazo entre el descubrimiento del fraude y este año, la mujer perdió la vida por lo que la denuncia fue archivada.

[Con información de El País]