Las autoridades de Nueva York, Estados Unidos, confirmaron la noche de este jueves haber detenido al luchador de artes marciales mixtas (MMA), Conor McGregor por los hechos ocurridos horas antes en un estacionamiento de la ciudad.

De acuerdo con las autoridades, el irlandés estaba siendo procesado en una comisaría neoyorkina, aunque hasta el momento no se han presentado cargos en su contra.

El problema ocurrió cuando el artista marcial irrumpió en un evento de la UFC y lanzó varios objetos hacia los autobuses en el que se transportaba a los protagonistas de la velada UFC 223.

El luchador, así como un grupo de personas que lo acompañaban, provocaron la ruptura de una ventana y le provocaron heridas leves al luchador Michael Chiesa, además de que le rompieron un nudillo a un empleado de la promotora.

«Lo que pasó es criminal, asqueroso, me hace sentir enfermo y nosotros como organización necesitamos encargarnos de que no vuelva a suceder esto», reconoció el presidente de la UFC, Dana White.

[Con información de Excélsior]