La noche del martes, con motivo de ‘noche de brujas’, cientos de niños en Chiapas salieron a pedir dulces, una actividad inocente que, sin embargo, provocó la detención de una veintena de personas.

Se trata de 20 menores de edad de entre 10 y 17 años que fueron detenidos por elementos municipales en Tuxtla Gutiérrez por presuntamente ‘alterar el orden’ al lanzar huevos contra una casa.

Rápidamente los padres de los menores y varios inconformes se trasladaron a las puertas de la presidencia municipal para exigir su liberación y una disculpa por haberlos detenido.

De acuerdo con los quejantes, a los menores les quitaron los teléfonos e incluso fueron agredidos para subirlos a la patrulla, dónde también fueron maltratados.

Señalaron además que debido al miedo que sintieron los menores, algunos lloraron y uno hasta se orinó en el pantalón.

Poco tiempo pasó hasta que los menores fueron liberados, sin embargo, los padres exigen una disculpa por parte del alcalde.

Fuente: Proceso