La maestra Jocelyn Morffi  llevaba siete años dando clases en la escuela Sts. Peter and Paul, en Miami, Florida, y no había tenido ningún problema con la institución sino hasta hace unos días.

Unos días después de que la profesora contrajera matrimonio con su ahora esposa, la escuela católica la despidió sin ningún aviso, situación que ha provocado que tanto la maestra como los padres de familia y los alumnos de la escuela se quejen con el instituto.

En declaraciones con los medios locales, los padres de familia critican que «ni siquiera le permitieron sacar sus cosas de su clase» y que «la tratan como a una criminal».

El pasado viernes los padres de familia acudieron a la escuela para hablar con la directora para exigir una explicación, pero la respuesta que recibieron los hizo molestar aún más.

De acuerdo con la escuela, la decisión de despedir a la maestra fue «difícil pero necesaria» puesto que la maestra «rompió el contrato que firmó cuando comenzó a enseñar en una escuela católica».

Lo que la maestra habría hecho para ‘romper el contrato’ fue su boda, puesto que «como maestra de una escuela católica tiene responsabilidad parcial en el crecimiento espiritual de los niños. Se debe entender que en cualquiera corporación, institución u organización hay políticas, procedimientos, enseñanzas y tradiciones a las que adherimos»,  y aunque en ningún lugar del reglamento se prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, a la institución le ha parecido que las acciones de la profesora son inmorales e incorrectas.

Cabe mencionar que si bien el matrimonio entre personas del mismo sexo está permitido en Florida, el estado no tiene ninguna ley que prohíba la discriminación basada en la orientación sexual.

[Con información de Infobae]