Los amantes mexicanos de las series de HBO están de enhorabuena, ya que el canal estadounidense ha hecho un pacto con el servicio Amazon Prime Video México. Así pues, los usuarios de la última plataforma pueden disfrutar de algunas de las producciones más famosas del panorama actual. Para ello, solo tienen que entrar en la aplicación, buscar el servicio de canales y añadir el relativo a HBO. En el caso de que no sepas por qué serie empezar, seguidamente te presentamos tres obras que no te dejarán indiferente.

La lucha por el trono

Si bien Amazon está trabajando en sus propias producciones, tal y como la serie de El señor de los anillos, que ofrecerá historias anteriores a La comunidad del anillo, se ha asegurado de obtener otras obras que le aseguren audiencia. Una de las más relevantes es la famosa Juego de tronos, que ha conseguido enganchar a los espectadores de todo el mundo. Su historia se basa en los libros de la colección Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin, y explica cómo siete familias de nobles pelean entre sí para conseguir el trono. Inspirada en la Edad Media, la serie entremezcla elementos fantásticos con otros realistas y consigue una intrigante trama con carismáticos personajes.

A lo largo de sus ocho temporadas, Juego de tronos ha ganado 59 premios Emmy y ha conseguido traspasar la pantalla a través de sus múltiples productos. Entre los artículos más llamativos que se han creado, destaca el videojuego Game of Thrones, disponible en Instant Gaming, que además de ofrecer una historia paralela a la serie, cuenta con varios finales. Asimismo, la empresa Microgaming desarrolló una tragamonedas basada en la serie que se puede encontrar en Betway casino, junto a otras tragamonedas temáticas y juegos clásicos como la ruleta o el blackjack. También es posible llevar tenis de Adidas inspirados por los colores de las familias de la serie, como por ejemplo el modelo escarlata que representa a los Lannister.

El accidente de Chernóbil

Otra serie que podremos encontrar en Prime Video es la exitosa Chernobyl, un drama histórico que relata el accidente que sucedió en la planta nuclear de Chernóbil el 26 de abril de 1986. A causa de una serie de explosiones, más de 3 millones de personas fueron expuestas a altas dosis de radiación, y la ciudad Pripyat quedó inhabitable hasta la fecha. En la ficción de HBO, la catástrofe se narra de forma relativamente fiel, pues tal y como afirma el diario El Mundo, solo ciertos momentos y personajes de la serie son inventados. Por ejemplo, Ulana Khomyuk (Emily Watson) no existió en la realidad, sino que representa a los científicos que colaboraron con Valery Legasov (Jared Harris).

La producción creada por Craig Mazin ha tenido una inmensa recepción, tanto por parte del público como de la crítica. Prueba de ello son los tres premios Emmy que se llevó en la última edición, en la que estuvo nominada a 19 categorías. Además, su fama ha ocasionado un fenómeno curioso, ya que según La Vanguardia, el turismo en Chernóbil ha subido un 40% desde el estreno de la serie.

El misterio de Big Little Lies

La tercera serie que te proponemos de HBO es Big Little Lies, que también ha obtenido premios como el Globo de Oro a mejor actriz de miniserie (Nicole Kidman). Esta vez, la producción nos traslada a Monterrey, California, donde una serie de mujeres adineradas viven su supuesta vida feliz. Tras el anuncio de un asesinato, el espectador se dará cuenta de inmediato de que las apariencias engañan en esta serie. De este modo, nos encontramos frente a una trama de misterio con ciertos toques de humor que se desarrolla en una sociedad hipócrita donde las apariencias importan más que el propio bienestar.

Como en el caso de Juego de tronos, la popularidad de la serie ha derivado en distintos productos con su imagen, sobre todo camisetas y tazas con fotografías de las protagonistas, como las expuestas en Etsy y Redbuble. En definitiva, Big Little Lies, junto a las series anteriormente mencionadas, son grandes producciones que merece la pena ver, tanto por sus tramas como por sus cuidados personajes.