El día de hoy nos levantamos con la curiosidad de saber dónde podíamos desayunar rico y a un súper precio, después de preguntar con varios conocidos, uno de ellos nos contó de «Piccola Giovanna», donde te sientas en una mesa «comunal» y puedes disfrutar de desayunos exquisitos, es por esto que decidimos ir a ver qué tal estaba el lugar y por supuesto probar el tan anhelado sabor.




Una vez en el lugar nos dimos cuenta de que era muy concurrido, que muchas personas que trabajan y estudian cerca del establecimiento se dan su escapada para poder disfrutar del sazón único que aquí se puede probar.

Cuando entras al lugar es como si entrarás a casa de algún familiar, ya que tienes que entrar a lo que podría ser el comedor de la casa y te encuentras con las mesas «comunales» de las que nos hablaron, donde todos están platicando mientras disfrutan de su comida; por lo que puedes percibir un ambiente bastante hogareño.




En cuanto a la comida nos llevamos una gran sorpresa, ya que al principio te reciben con un queso fresco y un plato de nopalitos que al verlos despierta tu apetito; al poco tiempo llega una de las meseras que te atienden y te lleva tortillas de mano, para que puedas comenzar a disfrutar del queso y los nopales.

Al poco tiempo se acerca y te dice el «menú», en el que puedes disfrutar de platillos como mole verde, huevos rancheros, chicharrón en salsa, asadura, manitas de puerco en salsa, caldo de pollo y enchiladas verdes. Es importante mencionar que puedes combinar guisos, y los puedes acompañar de arroz o frijoles de olla.

El sabor de la comida es excelente, es casi como si alguna de tus tías o incluso tu abuela cocinará para la familia un fin de semana, además, las porciones son bastante buenas, ya que por $90 comimos un plato lleno de mole verde con frijoles y quedamos satisfechos.




Para «desatorarte» puedes elegir entre la amplia variedad de productos de Coca-Cola o puedes pedir un café e incluso jugo fresco de zanahoria y naranja.

El precio de la comida es muy económico, ya que el platillo completo tiene un costo de $70, si no tienes tanta hambre o estas cuidando la línea puedes pedir medio plato con refresco por $65. Y el «paquete» que nosotros escogimos fue el de $90, donde es un plato completo con refresco.




Si aún no visitas este restaurante, no te puedes perder la oportunidad de probar algo totalmente nuevo y que estamos seguros se va a convertir en uno de tus lugares preferidos. Puedes encontrarlos en Calle Emiliano Zapata, esto en Lomas de Casa Blanca desde las 7 de la mañana y hasta las 2 de la tarde.