En la escuela primaria rural Carlos Monsiváis Aceves, ubicada en la comunidad de Montenegro, en Santa Rosa Jáuregui, el personal ha pasado por un infierno burocrático para mejorar las condiciones de la escuela: desde vigilancia para evitar robos que han sido recurrentes, hasta la colocación de un arco-techo para evitar problemas de salud de los menores en épocas de calor; según cuentan los padres de familia a Reporte Querétaro.

Como respuesta, han obtenido sólo una malla ciclónica. Y una parte de esta fue robada  tan sólo unos días después de su colocación.

La escuela está a tan sólo unos metros de la carretera federal 57 y cerca de una pendiente que da a la concurrida vialidad, por lo que la ausencia de una barda real, así como la falta de partes de una malla ciclónica, representa un grave riesgo para los alumnos del colegio. Los padres se han dado cuenta que los maestros se tienen que tomar turnos en el recreo -más allá de la vigilancia común- para asegurarse que los estudiantes no se ponen en situaciones de peligro.

La ausencia de barda perimetral ha causado que la escuela sea víctima de múltiples robos. Como se puede apreciar en las imágenes que fueron proporcionadas a Reporte Querétaro, a este día el colegio sigue sin tener la más mínima medida de seguridad para evitar esta situación. Incluso, este lunes 16 de abril del 2018, la escuela fue víctima de otro robo, por lo que algunos familiares optaron por no llevar a sus hijos a la escuela.

A pesar de que se solicitó la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Querétaro desde el 2016, así se sigue viendo la entrada a la escuela. La ausencia de una barda perimetral la hace susceptible a robos que ya se hicieron recurrentes.

Desde noviembre del 2016, las autoridades escolares solicitaron a las autoridades la intervención para reducir la inseguridad de la que es víctima la escuela. En ese momento, la directora Prof. Fabiola Ferreira Fuentes envió un oficio al titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Querétaro, Juan Luis Ferrusca, haciendo de su conocimiento los robos de los que eran víctima. Hasta este día, denuncian, no se han realizado acciones para mitigar los robos que se siguen dando.

Oficio enviado por la directora al titular de la SSPM, Juan Luis Ferrusca. Aunque es del 2016, los robos se siguen dando y no se han implementado medidas para mitigarlos, según denuncian a Reporte Querétaro.

En el tema de la seguridad, lo más que se hizo fue la colocación de una malla ciclónica. No obstante, un pedazo de la misma fue robada apenas días después, dandole ‘rienda suelta’ a los ladrones para continuar con los recurrentes saqueos a la escuela. El más reciente, este lunes 16 de abril del 2018.

Lo más que se logró para mejorar la seguridad fue poner una malla ciclónica… que ya se robaron.

Asimismo, personal y padres de familia notan la ausencia de un arco-techo, mismo que ha sido solicitado al Municipio de Querétaro desde el 2016. En octubre de ese año,  Ferreira Fuentes dirigió una carta al entonces alcalde Marcos Aguilar Vega solicitando su apoyo. A pesar de ser recibida por el municipio y USEBEQ, a casi un año y medio no han atendido su solicitud. Por respuesta, obtuvieron que «su solicitud había sido ingresada» a la base de datos.

Oficio de la directora pidiendo la construcción de un arco-techo en la escuela (octubre del 2016)
Respuesta del municipio.

Pero no sólo ni siquiera se consideró poner un arco-techo en la escuela, sino que la directora, tras una visita de funcionarios municipales, fue informada que había irregularidades entre los planos y construcción de la escuela, por lo que ni siquiera podía ser considerado. Otra respuesta indicaba que ya había pasado el tiempo para realizar estas solicitudes. Se tuvo que involucrar al Instituto de Infraestructura Física Educativa del Estado de Querétaro (IIFEQ) y a otras agencias de gobierno. Mientras tanto, la inseguridad y los riesgos para los estudiantes seguían.

Los estudiantes deben tomar clases de educación física en los reducidos espacios que tienen sombra.

Debido a la ausencia del arco-techo, los profesores se han visto obligados a impartir las clases de educación física, así como activaciones pedagógicas al aire libre en un reducido espacio con sombra, puesto que el intenso sol afecta a los estudiantes, que deben hacer ejercicio por una hora. Incluso, se han visto obligados a realizar las actividades al interior de los salones para evitar riesgos.

Pero la seguridad y la petición del arco-techo son sólo el inicio del infierno burocrático por el que han tenido que pasar los profesores, directivos y padres de familia para mejorar las condiciones generales de la escuela. Oficios similares han sido enviados a la Unidad de Servicios Básicos para la Educación Básica del Estado de Querétaro (USEBEQ) para que se otorguen los permisos de construcción para el arco-techo, a la delegación de Santa Rosa Jáuregui solicitándoles el servicio de limpia y desyerbadero, puesto que para llegar a la escuela, los pequeños tienen que cruzar por una zona de maleza, donde corren el peligro de ser atacados por algún animal. A Reporte Querétaro, padres de familia dicen que han salido arañas «muy parecidas a tarántulas» y serpientes.

En plena primavera del 2018, la situación se ha puesto insostenible. Las altas temperaturas, la cercanía con la carretera, la ausencia de una barda perímetral, la ausencia del arco-techo, y los constantes robos son sólo algunos de los problemas que enfrentan estudiantes, maestros, directivos y padres de familia en el día con día. Esto ha afectado directamente a los pequeños, puesto que no sólo corren riesgos sanitarios en la escuela, sino que en muchas ocasiones, sus padres optan por no llevarlos a la escuela ante la situación de inseguridad.

En todo este tiempo, no se han dejado de subrayar las necesidades que actualmente atraviesa la escuela primaria. Los padres de familia denuncian que no sólo se han acercado a las autoridades -como ya se mostró arriba- sino a otros actores políticos, entre ellos, destacan la reunión que se sostuvo con la entonces regidora Ana Paola López Birlain (hoy candidata a Diputada Federal), quien prometió regresar con soluciones y no lo hizo.