Los decapitaron en una calle de Raqqa, Siria

Cinco personas fueron decapitadas por un grupo de Yihadistas. De estas, tres eran futbolistas y otra más su director técnico.

La ejecución se dio en el centro de la ciudad de Raqqa, en Siria, misma que es considerada como la capital del Estado Islámico.

La razón de los homicidios fue, de acuerdo a medios internacionales, que el apoyo al futbol era contrario a las leyes del Islam, además de que se les acusó de ser espías del grupo de los kurdos, combatientes en Siria.

Osama Abu Kuwait, Nihad al Hussein, Ihssan al Shawakh y el técnico Ahmed Al Shawakh formaban parte del equipo popular ‘Al Shabab’.

El asesinato se dio frente a decenas de personas entre las que se encontraban niños y adultos mayores. Los yihadistas cortaron sus cabezas y dejaron sus cuerpos tirados sobre la calle.

Ante esta situación, el presidente de la Unión General de Deportes, Muafak Joma, condenó los crímenes, pero al mismo tiempo admitió que no le resultaba extraño el comportamiento de la organización extremista, ya que continuamente realizan acciones similares.