Luego de que se diera a conocer el caso de un grupo de niños en Chilapa, Guerrero, siendo adistrados con armas de fuego para unirse a los grupos de defensa del pueblo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, finalmente se ha expresado al respecto.

Durante su conferencia matinal, el presidente criticó este caso y lo calificó de «un acto prepotente que no tiene nada que ver con la bondad», y agregó que «vergüenza debería de dar hacer eso, no se les va a aplaudir por eso».

De igual manera, reiteró que la Secretaría de Gobernación ya está tomando cartas en el asunto para resolver las causas que originan la inseguridad y la violencia, y que se está compitiendo con la delincuencia para evitar que los menores de edad se vean involucrados en un conflicto armado.

«Yo les comentaba que tengo información de que las bandas están enganchando cada vez a jóvenes de menor edad, desesperados, y les vamos a ganar; les vamos a quitar a los jóvenes».

Con información de Milenio.