Dicen que el talento no tiene nada que ver con el lugar de dónde vienes, y en el caso de Luka Modric esto es cierto.

Mientras que algunos jugadores de talla mundial fueron criados para serlo, en el caso del astro madridista y capitán de la selección de Croacia, su infancia estuvo lejos de las canchas de soccer.

De acuerdo con la prensa local, el futbolista creció en condiciones de una naturaleza intacta y preservada como en pocos lugares. En ese entonces Luka cuidaba de las ovejas y ahuyentaba a los lobos que las asechaban.

Un video que no ha tardado en hacerse viral muestra a un Luka de 5 años en 1990, año en el que su humilde familia se dedicaba al pastoreo en la zona de Velebit.

De acuerdo con Pavle Belenovic, amigo de Modric y autor de un documental sobre la conducta de los lobos, Luka pastoreaba a las ovejas y las llevaba hasta una zona segura, sin embargo, años después la guerra destruyó su hogar y lo obligó a cambiar su estilo de vida.

Eventualmente el pequeño Luka empezó a jugar futbol y no tardó en destacar del resto hasta convertirse en el jugador que hoy conocemos y que mañana veremos luchar por darle a su país su primera copa mundial.

[Con información de Milenio]