En la actualidad existen menos de 400 mil hablantes de islandés en el mundo y la cifra podría reducirse mucho más próximamente hasta extinguir el idioma, y el culpable no es otro que la tecnología.

El islandés es un idioma complejo que requiere de muchos años de estudio e incluso los jóvenes islandeses se niegan a aprenderlo correctamente debido a su complejidad, pero no son los únicos, para la tecnología también se trata de un reto muy complejo, tanto, que mucha de la tecnología actual simplemente no le da soporte.

El gran problema que enfrenta actualmente Islandia es que la mayoría de aquello que llamamos ‘el Internet de las Cosas’ deja de lado el idioma islandés, por lo que la sociedad ha tenido que acostumbrarse a usarla en el idioma inglés, incluso aquella tecnología que utiliza comandos de voz, motivo por el que los islandeses han tenido que aprender un buen nivel de inglés.

Si a esto le sumamos la necesidad de comunicarse con los turistas, no es de extrañar que los islandeses se hayan pasado en los últimos años al uso del inglés generalizado en el país en lugar del complejo islandés.

Asgeir Jonsson, profesor de economía de la Universidad de Islandia, advierte que esta clase de situaciones está provocando que poco a poco la lengua desaparezca y que posiblemente en un futuro sea completamente reemplazada por el inglés tradicional.

«cuanto menos útil se haga el islandés en la vida cotidiana de la gente, más cerca estaremos de ser una nación que renunciará a su lengua», advierte el profesor.

Fuente: Gizmodo