El congreso de Coahuila aprobó una serie de reformas que establecen nuevas sanciones y agravantes para los casos de violencia en el estado.

De acuerdo con las nuevas reformas, en caso de que médicos o cualquier miembro del personal de salud sea agredido y queden secuelas graves o lesiones que requieran una atención mayor, se aplicará una condena de entre 9 y 21 años de prisión a los culpables.

La ley contempla además que en caso de que ocurra un homicidio doloso en contra del personal médico, se dará una sentencia de entre 25 y 45 años de prisión.

Otra de las reformas agregadas señala que en caso de que el personal de salud sea discriminado por motivos como odio, exclusión o vejación, los agresores podrán ser sancionados con hasta dos años de cárcel.

Con información de Publímetro.