La mayoría de nosotros sabe que una estrella de la guía gastronómica Michelin puede despuntar un restaurante para convertirse en uno de los más reconocidos a nivel mundial, sin embargo, en esta ocasión no fue un restaurante de cinco estrellas quien recibió el reconocimiento.

La codiciada estrella Michelin fue otorgada a una pequeña taberna del centro de Francia, cuando iba dirigida a un restaurante que por casualidad tiene el mismo nombre y además se encuentra en la misma calle, pero es de una localidad diferente.

El «Bouche à Oreille», está situado en la pequeña ciudad de Bourges, y esta pequeña taberna se había llevado la distinción, hasta que el miércoles el error fue corregido, este lugar es una cantina sin ambiciones que atrae a trabajadores locales con un menú diario de 12.5 euros.

Pero desde que el pasado 9 de febrero Michelin sacó a la luz su edición 2017 en Francia, ya no solo iban trabajadores a la taberna sino que se le comenzaron a sumar la de los curiosos que se sintieron atraídos por su nueva estrella.

«Empezamos a estar desbordados. Tengo nuevos clientes que quieren mesas de tres, de cuatro… y al mismo tiempo, a todos los habituales. El problema es que no tengo una gran superficie y solo cuatro manos», así lo explicó la dueña del establecimiento, Verónique, al diario «Le Parisien».

El restaurante que realmente debía figurar en la guía, el «Bouche à Oreille» de la ciudad de Boutervilliers, el cual es un establecimiento con un menú degustación de 48 euros, doble mantel y decoración refinada, optó por tomarse el fallo con humor. «Es un pequeño percance sin perjuicio y que ha ya sido rectificado. ¡Nada grave! Llamé a la encargada de Bourges y nos reímos», explica el chef Aymeric Dreux, al que algún cliente le llegó a preguntar si se habían mudado.

La guía Michelin admite que se trató de un error técnico que solo afectó a la información publicada en internet, pero no al volumen en papel ni a la aplicación. «Ofrecemos disculpas a los dos establecimientos y sentimos haber confundido a nuestros clientes», dijo también en «Le Parisien» la directora general de los mapas y guías de Michelin, Claire Dorland-Clauzel.