Michael Phelps se ha consolidado como uno de los atletas más reconocidos mundialmente, así como uno de los mejores nadadores de la historia, y durante los Juegos Olímpicos de este año ha vuelto a demostrar su talento.

A lo largo de su carrera, Phelps ha conseguido 28 medallas olímpicas, seis de las cuales obtuvo este año. Pero ser el mejor nadador del mundo viene con un precio.

La mayoría de los países que cuentan con representantes en los Juegos Olímpicos otorgan un premio monetario a los atletas que consiguen una medalla olímpica, sin embargo, un premio en efectivo que conlleva impuestos equivalentes.

En el caso de Estados Unidos, los atletas reciben 25 mil dólares por ganar el oro, 15 mil por la plata y 10 mil por el bronce, es decir, este año Phelps recibió un total de 140 mil dólares.

Sin embargo, según lo marcan las leyes de su país, Phelps deberá dejar el 39.5% de sus ganancias en impuestos, es decir, 55 mil 440 dólares.

Si traducimos esto no sólo a Río 2016 sino al historial completo del nadador, con sus 28 medallas, ha ganado un total de 640 mil dólares, lo que supone impuestos por 252 mil 800 dólares.

Sin duda alguna ser el mejor del mundo viene con un precio…