La ciencia siempre está preocupada por las cosas realmente importantes para la humanidad, como llevar al hombre a Marte, acabar con el hambre en el mundo y claro, descubrir la manera más eficiente de matar a un zombi.

Shows de televisión y películas nos han enseñado desde hace décadas que la forma más fácil de acabar con un muerto viviente es atacar el cerebro, algo que tiene sentido pues aún cuando el cuerpo está muerto, el cerebro sigue siendo el encargado de las habilidades motrices de un zombi, sin embargo, destruir el cerebro no es tan sencillo como las películas nos hacen ver.

El canal de YouTube Nerdist, en su show Because Science, de Kyle Hill, decidió analizar la forma más efectiva de acabar con un ‘no muerto’ utilizando solamente un cuchillo.

Según resalta Kyle, a pesar de que la carne y la ropa se descompone rápidamente, los huesos tardan mucho más en hacerlo, por lo que se requiere de mucha fuerza para atravesar un cráneo humano, pero si en algún momento llega a ser necesario, la forma más rápida de hacerlo es golpeando en la sien, dónde el cráneo es más delgado.

No obstante, perforar el cerebro podría no ser suficiente para lograr que el zombi deje de atacar puesto que existen casos documentados de personas que han logrado tener vidas relativamente normales a pesar de que les falta una parte del cerebro o éste ha sido atravesado por objetos como lápices.

Entonces, ¿Cuál es la mejor forma de acabar con un zombi? Atacar directamente al tronco cerebral, la principal vía de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo, lo mejor de eso es que no existe un duro cráneo que lo proteja, por lo que los zombis quedarán completamente indefensos.