El sector del juego es una de los ámbitos empresariales que mayor crecimiento ha presentado en los últimos tiempos tanto a nivel de usuarios como de clientes totales. Por ello, todas las empresas del sector requieren trabajadores para sus establecimientos físicos de manera constante, ya que los horarios de apertura hacen que casi a cualquier hora del día los casinos tengan afluencia de público, por no decir aquellos que se ubican en otros lugares lúdicos como pueden ser los cruceros.

Entre esas profesiones más codiciadas se encuentra las de crupier y distribuidor de mesas, que, aunque parezca que son idénticas, existen muchas diferencias entre ambas. Para llegar a ser profeta en estas tierras, hay que trabajar duro, concatenando turnos poco convencionales. Pero pese a ello, esta salida laboral puede ser una gran opción para miles de personas que actualmente se encuentren inactivos y no sepan a que tarea enfocar su salida profesional.

¿Cuáles son las diferencias entre distribuidor y crupier?

Para dar los primeros pasos, antes de optar a una de estas plazas tan deseada, es recomendable que todos los aspirantes visionen numerosos tutoriales de casino en vivo, a fin de familiarizarse con la actividad y ser un poco más conocedores de la materia sobre la que se van a examinar.

Por norma general son dos términos que se pueden equivocar con cierta asiduidad, ya que pertenecen al mismo acto de actuación laboral, pero que si se profundiza un poco ellos se pueden contemplar diferencias notables.

En ambos casos se habla de figuras que trabajan dentro de los casinos. El distribuidor se focaliza en las mesas de juego más convencionales, como la ruleta. En cambio, el crupier se especializa específicamente en juegos de cartas estadounidenses con miles de adeptos como Blackjack, Póker Hold’em o Craps entre otros.

¿Qué pasos hay que seguir para convertirse en un gran distribuidor de mesas?

La formación es un pilar fundamental en este ámbito laboral. Lo primero que debe hacer cualquier persona interesad en convertirse en personal de este tipo dentro de los casinos, es inscribirse en un curso profesional. Una inversión que suele ser bastante alta, ya que los lugares donde se imparten esos conocimientos son muy exclusivos y se focalizan en zonas muy concretas del planeta. Por ejemplo, en Italia, las posibilidades más populares son dos: los cursos organizados por la FIGP (Federación Italiana de Póker) y los del Croupier Training Center.

Para acceder a estos cursos profesionales, se deben cumplir unos requisitos previos bastante exigentes, así como pasar duras entrevistas que en ocasiones ponen al límite al interesado en el trabajo en cuestión. Capacidad de cálculo, velocidad manual o seriedad son algunas de las cualidades fundamentales que debe cumplir cualquier candidato que quiera llegar a ser distribuidor de mesa. Si consigue llegar a ser de los mejores, el salario que percibirá será muy alto. Si bien es cierto que eso no es lo habitual, y que la mayoría se sitúa en unos emolumentos medios, estando el mínimo percibido por esta actividad laboral en los 1000-1200€.