Gracias a un amparo en 2014, un grupo de trabajadoras sexuales lograron que el gobierno del entonces Distrito Federal reconociera el trabajo sexual dentro del rubro de trabajadores no asalariados, que incluye una credencial para que no sean detenidas por la autoridad en la vía pública.

El gobierno capitalino ha expendido solamente 177 credenciales, las cuales 140 están activas. En la Ciudad de México 70 mil personas ejercen la prostitución, de las cuales se calcula que 18 mil son menores y 5 mil lo hacen en al menos 17 puntos bien identificados en las calles de la capital.
¨Son principalmente para que no sean molestadas al realizar su actividad o su oficio, como bien señala el amparo. En este caso en la remisión a los juzgados cívicos es importante, porque cuando llegan a un juzgado demuestran que están cobijadas bajo la ley, explicó Mario Córdiva Motte, director de Trabajo y Previsión Social de la Secretaria del Trabajo Capitalino.
La implementación de esta credencial no es algo nuevo, pues en las primeras décadas del siglo pasado, las trabajadoras sexuales tenían credenciales de control sanitario. El medio Milenio, mostró una credencial de este tipo de 1912, en la que se registró a una adolescente de 15 años dedicada al comercio sexual y en la ficha declara a qué se dedican sus padres, su condición medica e incluso que no sabe leer ni escribir.
fichas-registro-prostitutas-contenian-personales_milima20161011_0014_8
La credencial actual que expide la Secretaría del Trabajo no tiene ningún costo y autoriza a quien la posee a establecer hasta tres delegaciones como zonas de trabajo. Obtenerla es opcional y les permite acceso a servicios médicos gratuitos y a sus familias, además, de cursos de capacitación y opciones de empleo.