Durante la conferencia matutina del presidente López Obrador, el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, señaló que es probable que el coronavirus se mueva a México desde la frontera norte y no desde el sur como algunos especulan.

Ante esta situación y el inminente aumento en el número de casos en México, López-Gatell señaló que en caso de ser necesario, se implementará restricción o vigilancia en la frontera con Estados Unidos, esto con el fin de limitar que entren nuevos casos de Covid-19 y potenciales de contagio.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos señaló el jueves que la frontera con México es una amenaza «muy real» de salud, por lo que se está trabajando en conjunto con las autoridades sanitarias para reforzar las medidas de seguridad.

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, señaló que ninguno de los dos países se verá beneficiado si se mantienen las fronteras completamente abiertas.

«Ojalá podamos colaborar de forma muy estrecha en lo del virus también, porque en cuestiones de salud no les importa el partido político o las fronteras, tenemos que realmente estar en eso de forma conjunta».