El Tren Maya, uno de los mega proyectos del presidente López Obrador, continúa avanzando incluso en medio de la pandemia por Covid-19, sin embargo, la crisis sanitaria sí le pegará a este proyecto en donde más le duele: en su presupuesto.

Y es que una de las fuentes de financiamiento del proyecto ha visto una grave caída a causa de la pandemia, o más específicamente, por la caída en el turismo.

Se trata del Derecho de No Residente (DNR), del cual el gobierno actual decidió que un 80% de sus recursos serían destinados al proyecto ferroviario y que tendrá una disminución de entre el 17.5 y el 30 por ciento este año.

El DNR se obtiene del cobro que se realiza a los viajeros extranjeros que llegan por avión al país, y que por la pandemia del Covid-19 han sufrido una caída brutal.

Con base en esta distribución, del capital total de 8 mil millones de pesos por DNR de 2019, el proyecto ferroviario recibió 6 mil 400 millones y el Instituto Nacional de Migración (INM) los restantes mil 600 millones de pesos, pero este año se prevé que 2.4 millones de viajeros por vía aérea dejarán de venir al país, lo que supondrá una caída de alrededor de 5 mil 280 millones de pesos.

Según el calendario del Fondo Nacional al Turismo (Fonatur) se prevé que en los próximos meses inicie la construcción de por lo menos tres tramos del proyecto ferroviario, que irán desde Palenque, Chiapas, hasta Izamal, Yucatán.

Con información de Milenio.