Este pueblo guanajuatense, el cual es conocido como pueblo fantasma, ha sido abandonado en dos ocasiones desde su fundación.

A los alrededores de este increíble lugar podrás ver vestigios centenarios en las minas, así como haciendas de beneficio que te hacen recordar la riqueza de la naturaleza con vetas argentíferas y auríferas. Además de las leyendas que se cuentan desde lo profundo de los túneles.

Al entrar al pueblo, lo primero que puedes ver es la cúpula blanca de la parroquia de San Pedro, la cual tiene un interior austero con frescos de época.

Antiguo Abasto

Para empezar puedes visitar las ruinas del Antiguo Abasto, el cual es un enorme espacio que se ha visto acondicionado con gradas y servicios para ser sede de grandes eventos como lo son: El Festival del Mariachi, el Festival del Blues y el Festival de la Toltequidad.

Mina

Mina de Santa Brígida

Después tienes que visitar la Mina de Santa Brígida, la cual se encuentra a unos 15 minutos de Mineral de los Pozos. Cuando vas llegando a la mina resaltan tres chacuacos de la fundidora los cuales contrastan con el infinito paisaje semidesértico. Además de poder ver las viejas fachadas, de inmediato llaman la atención los profundos pozos y los tiros mineros que parecen no tener fin, podrás ver las enormes estructuras de piedra que encierran túneles, arcos y pasillos que aún mantienen el aroma de azogue, hierro, plata y oro.

Rancho de la Lavanda

Un lugar increíble a sólo 10 minutos, la cual es una propiedad llena de enormes campos con diferentes tipos de Lavanda. Donde podrás conocer las áreas de producción y de secado, así como visitar la tienda donde venden el producto terminado, podrás disfrutar de diversas esencias y artículos decorativos. Este rancho tiene entre sus alrededores jardines de cactáceas y donde podrás ver algunas casas amuebladas que están en renta.

Lavanda

Jardín Juárez

No puedes dejar de visitar el jardín de Juárez, el cual es una plaza del siglo XX y la principal en este destino de Guanajuato. Al principio este espacio era ocupado por la primera tienda de Fábricas de Francia del país, el cual sería romodelado para incluir andadores, restaurantes, hoteles y galerías de arte. Es obligada la parada en su característico quiosco que fue construido a mano, del cual destacamos su gran trabajo de herrería, además de ser el lugar perfecto para sentarse en una banca y disfrutar del paisaje.

La casa del Venado Azul

Es un lugar especial donde el aroma a pirul te dará la bienvenida a La Casa del Venado Azul, un sitio tradicional que resalta un misticismo en cada uno de sus rincones. Luis Cruz, quien es anfitrión del lugar, compartirá contigo parte de su educación musical, así como el proceso de elaboración de instrumentos que van desde el palo de lluvia hasta el huéhuetl.

Parroquia de San Pedro Apóstol 

Cerca del Jardín Juárez, podrás encontrar la parroquia de San Pedo Apóstol. Sus paredes que estás recubiertas de frescos que imitan mosaicos, además de conservar su púlpito original. En el altar principal, encima de San Pedro, se puede ver la imagen del Señor de los Trabajos, un Cristo itinerante popular entre los mineros.

Plaza Zaragoza

Muy cerca de las Ruinas del Antiguo Abasto podrás hallar la Plaza Zaragoza, un espacio que está rodeado por edificios antiguos que permiten imaginarnos como era el pueblo en la época de la fundación. Puedes caminar entre sus casonas que están muy bien conservadas, puedes visitar la biblioteca, la cual también es Casa de la Cultura.

Plaza Zaragoza