Después de que esta semana el INEGI diera a conocer que más mexicanos denunciaban hbaer sido testigos de actos de corrupción durante el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el mandatario afirmó que esto se debe a que la corrupción persiste en los estados y en «mandos medios y bajos de la adminsitración» y en los gobiernos estatales y municipales.

«Abajo hay todavía, hay extorsión, los gobiernos locales que todavía siguen sin entender que esto ya cambió”, sentenció López Obrador.

“Por más que les mando telegramas avisándoles: ‘Situación ya cambió, cero corrupción, cero impunidad, ten cuidado, no vayas a acabar en el bote’. Mando los telegramas, pero a veces no escuchan”, expuso el titular del Ejecutivo.

De acuerdo con el INEGI, en la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental de 2019, los actos de corrupción por cada 100 mil habitantes pasaron de 14 mil 635 víctimas a 15 mil 732 en 2019.

Con información de Excélsior