Por novena ocasión este año, Corea del Norte realizó el lanzamiento de un misil de corto alcance, pero en esta ocasión el proyectil terminó en aguas de la zona económica de Japón.

Se trató de un misil tipo Scud, el cual recorrió cerca de 450 kilómetros antes de caer en aguas exclusivas de Japón apenas a 370 kilómetros de la costa japonesa.

Aunque se reportó este lanzamiento como una prueba balística, lo cierto es que Corea del Norte ya posee misiles confiables de corto alcance, por lo que los expertos consideran esto como una provocación o un mensaje militar y político de que puede atacar en el momento que lo desee.

Aunque se cree que aún hacen falta años para que Corea del Norte cuente con misiles balísticos capaces de alcanzar a Estados Unidos, los misiles Scud son capaces de atacar a soldados estadounidenses en Corea del Sur, además de que cuenta con un fuerte arsenal de misiles de corto y mediano alcance.

Fuente: Sin Embargo