En México, y sobretodo en esta región, abundan los “Puentes de Dios”. Además del nombre y de una morfología singular, resultando de la erosión del agua un puente natural de piedra sobre el río, todos tienen en común una exuberante belleza.

La noche allí no sólo sirve para relajarse escuchando, desde una acogedora cabaña, el constante paso del agua del río, sino también para platicar con los locales y aprender de la fauna, la flora y las historias de la región.

No se puede decir que el lugar es impresionante por su tamaño o por su belleza, más allá de todo, el recorrido es mágico en su totalidad, sin embargo este caprichoso resultado geológico culmina un recorrido imperdible y recompensa totalmente la desmañanada.

Cómo llegar: Sobre la carretera federal 120 San Juan del Río – Xilitla, a la altura del kilómetro 155, parte terracería de 5 kilómetros que llega hasta la comunidad de Río Escanela. De ahí inicia sendero por el lecho del río que toma unos 40 minutos hasta el Puente de Dios. En temporada de lluvias, por lo bravo de las aguas, se puede acceder al Puente por un sendero fuera del cauce y contemplar el extraordinario espectáculo de la Peña de la Gloria y su cascada.

 

Caminando_Rio_Escanela_Sierra_Gorda

Rio_Escanela_Sierra_Gorda_Bridge