La palabra Mexcaltitán significa en náhualt “en la casa de los mexicanos o de la luna” y así se identifica a esta pequeña isla oval, que se alza en la laguna del mismo nombre, donde parece que el tiempo detuvo su paso. Son éstas las calles de la isla que no obstante su escasa dimensión ocupa una importante posición entre las poblaciones dignas de conocerse en el país.

Las calles de este Pueblo Mágico tienen altas aceras que a menudo sirven como canales durante las subidas del nivel de las aguas, por lo que algunos llaman a Mexcaltitán “la Venecia mexicana”.

Cabe mencionar que, en la región no abundan los sembradíos, pero por la cercanía del Pacífico la cocina tradicional está basada en los productos del mar, por lo que el visitante podrá degustar de platillos típicos, como las deliciosas albóndigas de camarón barbón, los ostiones en su concha, los tamales de camarón, la lisa a la parrilla o el legendario taxtihilli, preparados con recetas indígenas. Por supuesto, no faltan las ricas tortillas recién hechas o los tacos de diversas carnes, ya sean de cerdo, de res o de ave, los chiles y quesos para acompañar, pues en la zona siempre se encuentran restaurantes sencillos, pero con una gastronomía de primera.

La isla y sus alrededores tienen un singular encanto, con la tranquila laguna y los múltiples manglares por donde es posible pasear, practicar la pesca o simplemente dejarse capturar por la belleza de su flora y fauna.